Memoria Nortina

Rubén Estanislao Loayza Veas

 

1939-2010.

Peso: Mediomediano.

Rubén y Mario Loayza, aparte de ser sobrinos del Tani y hermanos menores de Humberto, son mellizos. Ambos nacieron el 11 de noviembre de 1939.  Ya desde chico, cuando tenía 14 años,  por allá por el año 1953, Rubén se clasifica campeón de los hojas en los Guantes de Oro. Su hermano Mario también sale campeón, pero en el peso mínimo. Ambos, además pelearon por las Fuerzas Armadas.  Rubén por el Ejército y Mario por la Fuerza Aérea. Sin embargo, Mario Loayza no sigue en el boxeo. Fue telegrafista y actualmente vive en Santiago y en Iquique.

 

El año 1959, Mario Loayza sale Campeón de Chile, por los livianos, y Rubén por los medio-mediano. Ambos en eventos de la Fuerzas Armadas.  Además es Vice-Campeón en el Sudamericano de Box de las FF.AA., en 1958 en Buenos Aires. La presencia de Mario Loayza en el box profesional fue corta. El sábado 18 de diciembre de 1965 en San Javier pelea con Francisco Latapiat y al cuarto asalto lo gana por K.O. Pero volvamos a Rubén.

 

El 14 de enero de 1961, Rubén Loayza llega a Iquique para despedirse del box amateur e ingresar al profesional. Pelea con Luis Medina a quien le gana. El día 25 de Abril del año 61, es Campeón Invicto del Latinoamericano de Box en Uruguay. Le gana a David Rubén Meza. En ese torneo, Rubén alternó nada menos que con Ringo Bonavena que recién se iniciaba en el box.

 

Por si no lo saben Rubén Loayza peleó en el Africa. Admira como boxeador a su hermano mayor Humberto. Confiesa que el fantasma del Tani lo persigue. Y que no es ventaja llevar e ilustre apellido aquel. La ya clásica revista Estadio, donde escribe Jumar, Julio Martínez, quien otro podría ser, en un perfil de Rubén Loayza escribe:

 

Escuchándolo, uno llega a la conclusión de que tenía que ser boxeador. Por apellido, por ambiente, por imperativo de una tradición añosa, casi diríamos que por mandato familiar. Hablar de Loayza es hablar del “Tani” y su figura eterna en el recuerdo de todos los chilenos. Nació, corrió, por las playas de Iquique, tuvo los primeros entreveros en el colegio y se puso por primera vez los guantes en un hogar donde las fotografías del tío y las proezas del hermanos mayor constituían algo más que un incentivo. Constituían una suerte de orden interior y ejemplo a seguir. Son nueve hermanos y tres han destacado en el pugilismo: Humberto, uno de los noqueadores más celebrados de nuestro boxeo, Mario y Rubén (Revista Estadio. Nº 1.143. 22 de Abril de 1965).

Rubén Loayza es uno de los pocos boxeadores iquiqueños que ha ido a pelear a Europa. En junio del año 1962 viajó al viejo mundo. Regresó el 31 de diciembre a las cuatro de la tarde, justo para celebrar el Año Nuevo. Hizo siete peleas en el viejo mundo, y una en Argelia. Ahí peleó con un francés argelino. Loayza dice que le robaron la pelea. De sus peleas en Europa, la que más recuerda fue la que hizo con Domenico Tiberia en Italia. Fue la pelea más encarnizada que ha tenido.  También peleó en Barcelona. Ganó dos, empató tres y perdió dos.  Sobre sus condiciones como boxeador, Rubén Loayza dice:

 

 

Me encuentran apático, me encuentran frío y dicen que no tengo continuidad. A lo mejor es así, pero yo no me considero frío arriba del ring. Más bien, soy cauteloso. Me gusta tantear bien el terreno que piso y cuando meto un golpe  no me entusiasmo demasiado, porque a lo mejor viene la réplica. Hay boxeadores que en cuanto son tocados se sienten heridos y se juegan entero. Esos a mi no me sorprenden. Nunca fui un estilista; los Loayza jamás lo fueron y la izquierda es mi arma como tradición de familia…. Con ella trabajo arriba y abajo y con ello espero superar esos defectos de boxeo o de ánimo que los críticos me apuntan. Total, recién tengo veinticinco combates como profesional.

 

Loayza, y no es para menos ostenta los siguientes títulos. Campeón Latinoamericano el año 61 en la capital del Uruguay. Todo ello cuando aún era amateur. Como profesional, obtuvo el viernes 9 de abril de 1965 el título de Campeón de Chile. En Iquique, y esto si que le duele, perdió con Manuel Hernández. Rubén Loayza, el de la dinastía, nos ayudó a acrecentar aún más nuestra fama de campeones. Su tío,   El Tani debe estar orgulloso de él.

Más sobre Rubén en:

www.bernardoguerrero.cl/muerte/ruben_loayza.html