Memoria Nortina

Oscar Hahn

  • Gladiolos junto al mar Gladiolos rojos de sangrantes plumas lenguas del campo llamas olorosas: de las olas azules amorosas cartas os llegan: pálidas espumas Flotan sobre las alas de las brumas epístolas de polen numerosas donde a las aguas piden por esposas gladiolos rojos de sangrantes plumas Movidas son las olas por el viento y el pie de los gladiolos van besando al son de un suave y blando movimiento Y en cada dulce flor de sangre inerte la muerte va con piel de sal entrando y entrando van las flores en la muerte. Agua final. 1967 Arte de morir. 1967 Tomado del libro: Cuatros Poetas Iquiqueños en la Literatura Nacional: Monvel, Arce, Massís, Hahn. Ediciones Campvs. Universidad Arturo Prat. Iquique. Chile. 2001.
  • Año Viejo 1973 Se terminó este año cabrón. Se fue a la cresta. Se fue completamente a pique: capotó. Con sus terrores y llantos y entierros a cuestas y los cuatro jinetes del apocalipsis. Ahora está sonando la sirena. Y ahora mismo estallan los fuegos artificiales. Y ahora comienzan los abrazos. "A año muerto año puesto" me decías con una copa en la mano corriéndote las lágrimas. "Que seas feliz" Se terminó este año cabrón. Se fue a la cresta. Arte de morir. 1967 Tomado del libro: Cuatros Poetas Iquiqueños en la Literatura Nacional: Monvel, Arce, Massís, Hahn. Ediciones Campvs. Universidad Arturo Prat. Iquique. Chile. 2001.
  • Hotel de las Nostalgias Música de Elvis Presley Nosotros los adolescentes de los años 60 los del jopo en la frente y el pucho en la comisura los bailarines de rock and roll al compás del reloj los jóvenes coléricos maníacos discomaníacos dónde estamos ahora que la vida es de minutos nada más asilados en qué Embajada en qué país desterrados enterrados en que cementerio clandestino Porque no somos nada sino perros sabuesos Nada sino perros Arte de morir. 1967 Tomado del libro: Cuatros Poetas Iquiqueños en la Literatura Nacional: Monvel, Arce, Massís, Hahn. Ediciones Campvs. Universidad Arturo Prat. Iquique. Chile. 2001.
  • La muerte tiene un diente de oro La muerte no tiene dientes: se ríe con la encía pelada. Y cuando muere un rico, la muerte tiene un diente de oro. Y cuando muere un pobre, no tiene ningún diente o le crece un diente picado. ¿Cachái, ganso? La muerte tiene la boca llena de muelas tristes, de colmillos cariados, llena de jugo gástrico en lugar de saliva. Yo tuteo a la muerte. "Hola, Flaca, le digo. ¿Cómo estái?" porque todavía soy un diente de leche. Arte de morir. 1967 Tomado del libro: Cuatros Poetas Iquiqueños en la Literatura Nacional: Monvel, Arce, Massís, Hahn. Ediciones Campvs. Universidad Arturo Prat. Iquique. Chile. 2001.
  • Sociedad de consumo Caminamos de la mano por el supermercado entre filas de cereales y detergentes Avanzamos de estante en estante hasta llegar a los tarros de conserva Examinamos el nuevo producto anunciado en la televisión Y de pronto nos miramos a los ojos y nos sumimos el uno en el otro y nos consumimos Mal de amor. 1981 Tomado del libro: Cuatros Poetas Iquiqueños en la Literatura Nacional: Monvel, Arce, Massís, Hahn. Ediciones Campvs. Universidad Arturo Prat. Iquique. Chile. 2001.
  • Sobre los hemisferios Tú sueñas conmigo en el hemisferio sur y mi cama proyecta dos sombras Yo sueño contigo en el hemisferio norte y cruje el piso de tu dormitorio Nuestros cuerpos caminan tomados de la mano sobre los hemisferios Mal de amor. 1981 Tomado del libro: Cuatros Poetas Iquiqueños en la Literatura Nacional: Monvel, Arce, Massís, Hahn. Ediciones Campvs. Universidad Arturo Prat. Iquique. Chile. 2001.
  • Pequeños fantasmas Nuestros hijos amor mío son pequeños fantasmas Los escucho reírse en el jardín Los siento jugar en el cuarto vacío Y si alguien golpea la puerta corren a esconderse debajo de mi sábana los pequeños fantasmas los hijos que nunca tuvimos y los que nunca tendremos Mal de amor. 1981 Tomado del libro: Cuatros Poetas Iquiqueños en la Literatura Nacional: Monvel, Arce, Massís, Hahn. Ediciones Campvs. Universidad Arturo Prat. Iquique. Chile. 2001.
  • Televidente Aquí estoy otra vez de vuelta en mi cuarto de Iowa City Tomo a sorbos mi plato de sopa Campbell frente al televisor apagado La pantalla refleja la imagen de la cuchara entrando en mi boca Y soy el aviso comercial de mí mismo que anuncia nada a nadie Mal de amor. 1981 Tomado del libro: Cuatros Poetas Iquiqueños en la Literatura Nacional: Monvel, Arce, Massís, Hahn. Ediciones Campvs. Universidad Arturo Prat. Iquique. Chile. 2001.
  • Reencarnación de los carniceros Y vi que los carniceros al tercer día, al tercer día de la tercera noche, comenzaban a florecer en los cementerios como brumosos lirios o como líquenes. Y vi que los carniceros al tercer día, llenos de tordos que eran ellos mismos, volaban persiguiéndose, persiguiéndose, constelados de azufres fosforescentes. Y vi que los carniceros al tercer día, rojos como una sangre avergonzada, jugaban con siete dados hechos de fuego, pétreos como los dientes del silencio. Y vi que los perdedores al tercer día, se reencarnaban en toros, cerdos o carneros y vegetaban como animales en la tierra para ser carne de las carnicerías. Y vi que los carniceros al tercer día, se están matando entre ellos perpetuamente. Tened cuidado, señores los carniceros, con los terceros días de las terceras noches. Esta rosa negra. 1961 Agua final. 1967 Imágenes nucleares. 1983 Tomado del libro: Cuatros Poetas Iquiqueños en la Literatura Nacional: Monvel, Arce, Massís, Hahn. Ediciones Campvs. Universidad Arturo Prat. Iquique. Chile. 2001.
  • ¿Por qué escribe usted? Porque el fantasma porque ayer porque hoy: Porque mañana porque sí porque no Porque el principio porque la bestia porque el fin: Porque la bomba porque el medio porque el jardín Porque góngora porque la tierra porque el sol: Porque san juan porque la luna porque rimbaud Porque el claro porque la sangre porque el papel: Porque la carne porque la tinta porque la piel Porque la noche porque me odio porque la luz: Porque el infierno porque el cielo porque tú Porque casi porque nada porque la sed Porque el amor porque el grito porque no sé Porque la muerte porque apenas porque más Porque algún día porque todos porque quizás Estrellas fijas en un cielo claro. 1989 Tomado del libro: Cuatros Poetas Iquiqueños en la Literatura Nacional: Monvel, Arce, Massís, Hahn. Ediciones Campvs. Universidad Arturo Prat. Iquique. Chile. 2001.
  • En una estación del Metro Desventurados los que divisaron a una muchacha en el Metro y se enamoraron de golpe y la siguieron enloquecidos y la perdieron para siempre entre la multitud Porque ellos serán condenados a vagar sin rumbo por las estaciones y a llorar con las canciones de amor que los músicos ambulantes entonan en los túneles Y quizás el amor no es más que eso: una mujer o un hombre que desciende de un carro en cualquier estación del Metro y resplandece unos segundos y se pierde en la noche sin nombre Versos robados.1995 Tomado del libro: Cuatros Poetas Iquiqueños en la Literatura Nacional: Monvel, Arce, Massís, Hahn. Ediciones Campvs. Universidad Arturo Prat. Iquique. Chile. 2001.
  • John Lennon (1940-1980) La vida comienza a los cuarenta John Lennon (1940-1980) La vida comienza a los cuarenta dijo John Lennon encendiendo las velas en el comedor del edificio Dakota La otra vida comienza ahora mismo dijo la muerte apretando el gatillo en la puerta del edificio Dakota Porque después de esta muerte no hay otra dijo la voz apagando las velas y al que le venga el luto que se lo ponga Versos robados.1995 Tomado del libro: Cuatros Poetas Iquiqueños en la Literatura Nacional: Monvel, Arce, Massís, Hahn. Ediciones Campvs. Universidad Arturo Prat. Iquique. Chile. 2001.
  • Esta rosa negra Esta muerte, esta rosa negra, llenándome de párpados el cuerpo porque se cierre como un caracol, ¿Es el luminoso signo de un mañana invisible? ¿Es la señal del alma apagada por el bostezo de la muerte? Porque la muerte tiene lengua de camaleón, para cazarnos como a insectos en vuelo. Pero a mis palabras les crecerán alas intemporales; a los besos desbocados que coloqué en unos labios dulces, les brotarán cascos para cabalgar más allá del exterminio. Alguien guardará mis sollozos en el cofre del oído. Esta muerte, esta rosa negra: a mí te debes; y agradéceme, que cuando yo comience a morir, tú estarás naciendo. Esta rosa negra. 1961. Revista Tebida 1968. Tomado del libro: Cuatros Poetas Iquiqueños en la Literatura Nacional: Monvel, Arce, Massís, Hahn. Ediciones Campvs. Universidad Arturo Prat. Iquique. Chile. 2001
  • La muerte está sentada a los pies de mi cama Mi cama está deshecha: sábanas en el suelo y frazadas dispuestas a levantar el vuelo. La muerte dice ahora que me va a hacer la cama. Le suplico que no, que la deje deshecha. Ella insiste y replica que esta noche es la fecha. Se acomoda y agrega que esta noche me ama. Le contesto que cómo voy a ponerle cuernos a la vida. Contesta que me vaya al infierno. La muerte está sentada a los pies de mi cama. Esta muerte empeñosa se calentó conmigo y quisiera dejarme más chupado que un higo. Yo trato de espantarla con una enorme rama. Ahora dice que quiere acostarse a mi lado sólo para dormir, que no tenga cuidado. Por respeto me callo que sé su mala fama. La muerte está sentada a los pies de mi cama. Arte de morir. 1977 Tomado del libro: Cuatros Poetas Iquiqueños en la Literatura Nacional: Monvel, Arce, Massís, Hahn. Ediciones Campvs. Universidad Arturo Prat. Iquique. Chile. 2001.