Memoria Nortina

La creación de la escuela Santa María

LIBRO DE ACTAS DE LA JUNTA MUNICIPAL DE IQUIQUE
Sesión Estraordinaria del 30 de marzo de 1883
Folio 308-309
El señor Presidente [Francisco Valdés Vergara] manifestó que habiéndose consultado en el presupuesto de gasto para la construcción de una escuela de niños [ya funcionaba una de niñas] la suma de quince mil pesos, cuya cantidad era insuficiente ara atender los gastos de la que se construía actualmente por razón de que su capacidad para alumnos era mucho mayor que la que se había previsto, además de que se la dotará de Biblioteca, talleres, etc., venía en proponer que se aumentara la partida hasta treinta mil pesos
Sesión Estraordinaria de julio 2 de 1883
Folio 335-336
El señor Jefe Político [Francisco Valdés Vergara] manifestó que, debiendo inaugurarse en pocos días más que la Junta Municipal acordó construir en beneficio de la población obrera, era llegado el momento de fijar el nombre que haya de llevar es establecimiento.
Observó, con tal motivo, que es práctica establecida en los países que más se distinguen por sus esfuerzos a favor de la instrucción pública en dar a escuelas modelos el nombre de aquellos ciudadanos que por su talento y sus servicios merezcan especial distinción. De esta manera se estimula a los buenos servidores del país y al propio tiempo se habilita a los alumnos a respetar como es debido el mérito ajeno y a imitar el ejemplo de los hombres de bien.
Aceptada la idea espresada por el señor Jefe Político, la Junta Municipal, a indicación del señor Dawson, y por unanimidad de votos, acordó dar a la escuela el nombre de don Domingo Santa María en prenda de la adhesión de este territorio a Chile y de respeto al digno magistrado que por medio de la educación y cultura del pueblo procura dar solidez a los progresos de la República y asegurar su engrandecimiento futuro.
Se resolvió asimismo comunicar este acuerdo a S.E. el Presidente de la República transcribiéndolo en un oficio firmado por todos los miembros de la Junta Municipal.
Sesión Estraordinaria de julio 13 de 1883
Folio 353-354.
La sala se ocupó en tratar de la inauguración de la Escuela Santa Mar3ía, que debía verificarse el día siguiente 14 de julio, y tomó los siguientes acuerdos:
1º Comisionar al Señor Jefe Político para que en nombre del Municipio declarase inaugurada la Escuelsa esponiendo los propósitos que se han tenido al fundarla y los votos que la Corporación hace para que ella sirva de base a la paz de este territorio y a la fraternidad de sus habitantes.
2º Para que se lea durante la ceremonia la nota dirigida por el Municipio a SE el Presidente de la República.
3º Para que se levante un acta de la inauguración firmada por las personas que a ella concurran y
4º Nombrar una comisión para que reciban a los invitados señores Guillermo Billinghurst, Agustín Arrieta, Eulogio Guzmán, Florencia M. [Márquez] de la Plata, Enrique Silva Moreno y Juan S. Alemparte.
Memoria sobre la Administración de Tarapacá presentada al Supremo Gobierno por Francisco Valdés Vergara, Jefe Político i Comandante Jeneral de Armas del territorio, Santiago, Imprenta de la República, febrero de 1884.
A inicios de 1883 la Junta Municipal acordó crear una escuela taller en beneficio de la población obrera de Iquique que “es práctica establecida en los países que más se distinguen por sus esfuerzos a favor de la instrucción pública el dar a las escuelas modelos el nombre de aquellos ciudadanos que por su talento y sus servicios merecen especia atención. Se optó por el nombre de Domingo Santa María
Pero los argumentos para crear la escuela era otros. “La base de la población de este territorio es formada por familias antiguas que se han constituido bajo el régimen peruano i, por lo tanto, conviene atender solícitamente a la educación de las nuevas generaciones a fin de destruir en su cuna los jérmenes que puedan dar orijen a divisiones sociales que perpetúen los recuerdos dolorosos de la lucha.”
La escuela primaria, en la cual se confunden todos los niños de cada comunidad, es sin duda el ajente mas activo que sea posible emplear con aquel objeto i comprendiéndolo así, la Junta Municipal ha preparado en este puerto un local con capacidad para quinientos alumnos i con todas las condiciones que se requieren para dar una enseñanza práctica a los que más tarde van a ser obreros de la industria chilena de Tarapacá.
Enterado de la noticia, Santa María envía un telegrama al Junta Municipal el 13 de julio de 1883 agradece así: “estoi persuadido de que, así como el faro irradia de lejos su luz en la oscuridad de la noche i salva al navegante, señalándole el abrigado puerto, así la escuela, mediante la educación i conocimientos que proporciona, salva primero al niño i después al hombre de la lobreguez de la ignorancia y le lleva animoso al taller y al trabajo, que son el seguro puerto para la vida
El 14 de julio de 1883 fue inaugurada la escuela: Eulogio Guzmán leyó la nota enviada por el Presidente, y también discursearon Daniel Feliú y Enrique Barros. El orador principal fue el Jefe Político, Francisco Valdés Vergara, quien, en representación de la Junta Municipal, señaló, destacando la importancia de fundar escuelas en pueblos pequeños, que: basta que en la escuela de la más oscura aldea o de la más remota campiña se revele un talento distinguido o un carácter bien forjado para que, el país entero se ofrezca como teatro a su actividad, brindándole estímulos para la prosecución de su carrera.. [La Junta Municipal] ha querido ejecutar una obra de paz, de armonía i de concordia entre los habitantes de Iquique…
Hoy, 14 de julio de 1883 queda solemnemente inaugurada como señal de fraternal unión entre los pobladores de Tarapacá, la Escuela Domingo Santa María, en el cual aprenderán a vivir i a trabajar honradamente el hijo del pobre i del rico, el del nacional i el del extranjero, protegidos, unos i otros, por los nobles principios de Libertad, igualdad i fraternidad que, desde hace un silo, sirven de motor i guía a todos los progresos del género humano.decadencia_clip_image001