Memoria Nortina

José María Novo Saavedra

26 de octubre de 1946.

José María Novo, el iquiqueño que destacó en Magallanes, Iberia, Unión Española, Naval –también integró la selección nacional joven de 1969-70, dirigida por Fernando Riera-, y ahora triunfa en C.D. La Serena, tiene, pues, fe en si mismo y en el futuro de C.D. La Serena, “porque hay plantel como para terminar en una ubicación que satisfaga a todos”.

En Iquique jugó por Unión Matadero y Cavancha

Así lo describe la revista Estadio

José Novo

Entró con el pie derecho

Es el que más rápidamente ha conquistado al hincha serenense.

De los varios jugadores que C.D La Serena incorporó a su plantel este  año, con miras a cumplir una campaña que superase la de la anterior temporada      -algunos dirigentes con afán publicitario y de promoción de socios sacaron a lucir el slogan: “Para llegar a la Copa Libertadores de América”-,  José Novo es el que más rápidamente se ha conquistado el efecto y recibido el estimulo de socios e hinchas de la institución por su positivismo, por su incansable derroche de energías en cada jornada, y porque realmente ha sabido demostrar en la cancha –dándose entero y jugando rol decisivo en varios cotejos- verdadero apego por la casaquilla que defiende.

Con cinco goles en ocho presentaciones –estuvo ausente sólo frente a Naval y Rangers, debido a una luxación al hombro izquierdo y esguince en la clavícula al chocar con Astudillo, en el partido con U. Católica-, es actualmente el scorer del conjunto serenense. Esa producción y su accionar resuelto, con hambre de goles, le han convertido en uno de los delanteros importantes en los planes de C.D. La Serena, y en uno de los favoritos del público, que dominicalmente llega hasta La Portada.

Conversamos con José María en vísperas del encuentro con Unión La Calera.

-Fue la lesión más seria en toda mi carrera deportiva –expresa-.

Fueron diez días con yeso desde la cintura al cuello, inmovilizado, que no se les quisiera dar a nadie. Felizmente ya pasó todo y estoy listo para reintegrarme al equipo en el próximo encuentro. José María Novo en un puesto determinado de la delantera serenense.

-¿Cuál puesto me gusta más? Como centrodelantero me siento más cómodo, porque en esa plaza hay más espacio para buscar el desmarque y probar puntería. Para ir de frente, directo al gol, que es la principal meta de todo atacante. Ahora, hablando de las puntas, me acomodo tanto a la derecha como a la izquierda, porque afortunadamente manejo por igual ambas piernas.

Al señalar su preferencia por el puesto de centrodelantero –sin que signifique que le haga “asco” a las otras ubicaciones-, José María Novo evoca ahora, a los 26 años de edad, sus comienzos en Iquique, su tierra natal, “como 8 en función de lo que actualmente es el 10 o interior izquierdo”.

Se inició como futbolista en el Deportivo Unión Matadero, y muy pronto estuvo integrando las selecciones, tanto juvenil como adulta, de la ciudad nortina. También reforzó en una oportunidad al representativo de Arica en un Campeonato Nacional. En 1966 dejó a Iquique para enrolarse en la cuarta especial de Magallanes. Luego estuvo un año a préstamo en Iberia, para volver al club albiceleste donde debutó en el conjunto superior durante una gira por el sur del país. “En esa gira –recuerda- el entrenador Donato Hernández me ubicó como puntero derecho, y como le agradara mi rendimiento seguí actuando en esa plaza”. También como puntero jugó posteriormente, durante un año, en  Unión Española, y en la Copa Libertadores de América de 1971 se dio el lujo de ser scorer de su grupo con cuatro tanto (el conjunto hispano enfrentó a rivales de Paraguay, Ecuador y Argentina).

En 1972 pasó a Naval de Talcahuano, elenco donde empezó a alternar el puesto de puntero con el de centrodelantero.

-¿Cómo se siente en La Serena?

-Bastante contento, porque  me he vuelto a encontrar conmigo mismo, y porque la campaña que personalmente estoy cumpliendo se puede considerar buena. He recuperado la confianza que tenía en Magallanes, donde todos los jugadores teníamos franco estimulo de los socios. En Naval estuve un poco desambientado, y acaso a ello se debió mi irregular campaña. Allí estaba descontento por la manera de reaccionar de la hinchada de Talcahuano, donde ganando o perdiendo siempre recibíamos pifias del público.  Eso nos hacía perder confianza, y lógicamente influía en nuestro rendimiento. En La Serena es distinto. Afortunadamente el público me ha recibido con un cariño del cual estoy profundamente reconocido y agradecido. El público de La Serena se parece a la barra del Magallanes, que estimula y alienta. Por esta cordial acogida en La Serena es que estoy obligado a entregarme de lleno en cada partido, a esforzarme en cada fecha y seguir haciendo más y más goles…

-Hablando de goles, ¿Cuál de los cinco convertidos hasta ahora en el actual campeonato consideras que fue el mejor?

-El que más me gustó fue el que marqué a Palestino, en Santa Laura. No fue un gol difícil, pero lo destaco porque tuve suficiente serenidad para hacerlo en un jugada rápida. Fue un pase en profundidad de Koscina, el arquero rival y yo corrimos al mismo tiempo hacia el balón, llegué yo primero, la levanté por encima del guardavalla, la paré luego con el pecho y disparé anticipándome a la intervención de dos defensas contrarios.

-¿Cuál es tu impresión de la campaña que viene cumpliendo C.D. La Serena?

-Aparte de que se habló mucho que se había formado un equipo para llegar a la Copa Libertadores de América, propagada hasta cierto punto perjudicial, creo que no es tan mala; por el contrario se la pueda calificar como buena. Al comienzo perdimos dos partidos que no deberíamos haber perdido. Pero después de eso ya llevamos ocho fechas sin perder. Y como aún  falta que engrane más el plantel, que tiene muchos jugadores incorporados sólo este año. Creo que C.D. La Serena  dará muchísimo más a medida que avance el campeonato.

-¿A qué atribuyes los altibajos del equipo, esos chispazos fugaces del fútbol sólido y vistoso, a la vez para luego desdibujarse en un accionar confuso?

-Creo que nuestro plantel se siente muy capaz para jugar contra cualquiera, y es esa misma confianza que nos hace entrar demasiado seguros de ganar. Esa excesiva confianza influye, creo yo, para que el equipo se vea lento y remolón hasta que le hacen un gol, y entonces mejora y da vuelta el marcador. Es indudable que tenemos capacidad, inclusive como para remontar un marcador adverso, como sucedió contra O`Higgins. Si nosotros entráramos a jugar todos los partidos pensando que ya nos hicieron un gol, creo que actuaríamos con otra mentalidad, y desde luego nuestro rendimiento sería diferente. En una palabra , nos falta algo que nos suelte antes de entrar a la cancha para así jugar sin altibajos, rindiendo bien en la mayor parte del encuentro.

José María Novo, el iquiqueño que destacó en Magallanes, Iberia, Unión Española, Naval –también integró la selección nacional joven de 1969-70, dirigida por Fernando Riera-, y ahora triunfa en C.D. La Serena, tiene, pues, fe en si mismo y en el futuro de C.D. La Serena, “porque hay plantel como para terminar en una ubicación que satisfaga a todos”.

Su alegría de haberse reencontrado como futbolista con la casaquilla roja se ahonda con la satisfacción  de ser flamante padre. El 19 del mes pasado, nació su primogénita, y desde entonces Pamela Aracelli –“es un nombre español”, acota- es un motivo más de dicha en el hogar que ha formado con Miriam Arriagada.

Está feliz José María Novo –un deportista que por ser futbolista profesional no pudo concretar su anhelo de estudiar para profesor de Educación Física-, porque, después de diez días de obligada inactividad, volverá a los suyo, al fútbol, a vestir la casaquilla de C.D. La Serena y alegrar la hinchada de La Portada con su accionar ganoso, positivo y de entrega total en defensa de la divisa roja.

Publicado en la revista Estadio