Memoria Nortina

Humberto Planet Sabado

Humberto Planet Sabado, el “Ñato”.

 

Muere el 31 de agosto de 1976

En esos años, allá por el 24 o 25 y 26, los livianos y mediomedianos  andaban en nuestro ambiente pugilístico profesional, y aunque en ello asistía una ventaja, ya que jamás les faltaban rivales a los buenos púgiles, tenia también sus inconvenientes; no era fácil destacar entre tantos aspirantes, cada cual con meritos y con recursos como para no quedarse atrás en el favor de la afición. Surgían profesionales en todas las provincias, lo que en estos tiempos es mas difícil. muerto como está, fuera de la capital, es pugilismo rentado. En Valparaíso, Iquique, Antofagasta, Concepción, Chillán, en todas partes había empresarios y encuentros entre profesionales y quizá, si por eso, resultaba mas numeroso y mas movido el grupo de primera fila.

 

Humberto Planet se inició en Iquique, y casi no pasó por escuela preparatoria que hoy es indispensable: los años de amateur. Aun no había alargados los pantalones cuando ya estaba metido por los rings nortinos, cotejándose con profesionales fogueados. Había sido un peso pesado de por esos lados, Benjamín Zárate, el culpable de su pasión pugilística en los tiempos en que este nortino era una esperanza  formidable y todavía no había fracasado en sus pretensiones. Al lado de Zárate, hizo sus primeros encuentros; pero, más adelante se independizó, y, por su cuenta, fue aprendiendo lo que pudo y puliendo sus condiciones de boxeador de garra, bravo y atropellador. Había comenzado vencido a un tal Alberto Lara, y, a los pocos años se dio cuenta de que el escenario nortino le iba quedando chico, y se vino al centro.

 

Pero por aquí no fue muy favorable su debut. Se cotejó en Valparaíso con Nicanor Rojas, y fue vencido por puntos. Pero no cejó, y, paso fue haciéndose un hueco entre los mejores hombres de su categoría. Llegó a vencer aquí a Froilán Rojas, Floridor Pino, Manuel Martínez y a muchísimos más, welters y livianos de cartel, en la capital. Sostuvo  tres encuentros con Luís Vicentini, y todos ellos tuvieron emocionante y rudo desarrollo. Quizás  si, cotejándose con el “Escultor de Mentones”, Planet realizó los mejores encuentros de su carrera. La primera vez llegó a una estrecha decisión después de doce rounds enconados. De nuevo fue derrotado por  puntos mas tarde, y la tercera es de aquellas peleas consideradas históricas. Planet, peleando de cerca y no dando jamás distancia al que, posteriormente, fuera astro de fama mundial, lo están superando, y,  a medida, que pasaban los round, la derrota de Vicentini se iba viendo mas y mas clara. En el penúltimo asalto aquello ya parecía decidido: para ganador Vicentini tendría que poner fuera de combate al nortino. Se produjo un  clinch, y fue allí donde pudo mostrarse en todo su poder ese tremendo derechazo que fue considerado, mas tarde, como el mas fuerte del mundo en la categoría liviana: fue  un golpe cortísimo, con una trayectoria que ni siquiera llegó a veinte centímetro. Pero dio justo en la punta del mentón de Planet, y este se derrumbo totalmente K.O. todavía hubo unos segundos de vacilación, ya que,  como estaban en clinch, Vicentini, involuntariamente sujeto a su rival, y demoró unos instantes el derrumbe. Pero cuando se paró, Planet se fue al suelo, y quedo tendido en la lona.

 

Frente a Carlos Soto, uno de los welters más cotizados de la época,  bravo como pocos, duro y pegador. Planet realizó un combate formidable, de aquellos que obligan al público a levantarle de sus asientos. Al comienzo, Soto acorraló al nortino, y lo tuvo en malas condiciones; pero, promediando el match, Planet tuvo una reacción magnifica respondió golpe por golpe, y pronto se hizo dueño del campo, castigando con fiereza la cara y el cuerpo de su adversario, y adjudicándose cuando menos, cuatro vueltas, seguidas. Pero en el undécimo asalto, Soto lo calzó justo en el mentón y lo tiró a la lona. De ahí en adelante, aseguró su triunfo el santiaguino, pero Planet supo luchar con bravura hasta el final. Contra un hombre que se le prestaba, por sus  parecidas condiciones de peleador fogoso y de media distancia- Abelardo Hevia- Humberto Planet consiguió uno de sus mejores triunfos. En esos tiempos, Hevia estaba considerado uno de los medios medianos más peligrosos de Chile, y hasta se había dado el lujo de ganarle a Vicentini. Planet, antes de subir al ring, tenia bastante recelo, y, en el fondo, soñaba con que podría ganar. Le habían hablado tanto de las condiciones “bulldog”, que consideraba que seria imposible derrotarlo. Pero ya en faena, fue dándose cuenta de que tenía al frente a un hombre como el, que gustaba cambiar golpes, que era fuerte y voluntariosos, pero que podía ser vencido con iguales armas. Y luchó hasta conseguirlo.

Pequeño, bien formado, de solidó tórax y firmes espaldas, con brazos recios, pero cortos, Planet estaba hecho para pelear en media distancia, al uso norteamericano, y tal como le gusta actualmente al público de todas partes. Pero el nortino comprendía que eso solo no era el box y también en ciertos momentos, sabia esgrimir una buena izquierda y actuar en “out-fighting”, aun cuando, como es lógico, su fuerte estaba en la pelea corta, cabeza contra cabeza, y ganchos, hoccks y uppercuts. Fue siempre bravo, y jamás echó pie atrás en los entreveros que casi siempre provocaba el mismo, y esta bravura hizo que se abriera camino en una época en la que, ya queda dicho,  había gran cantidad de livianos y medio medianos de primera fila, muchos de ellos realmente temibles como Vicentini, Carlos Soto, Hevia, y algunos mas. Con todos ellos cruzó guantes este nortino y nunca pudo decirse que, vencedor o vencido, había dejado de ser para todos un digno adversario. El hecho de haberse enfrentado  tres veces con quien fue astro mundial y ha sido considerado como uno de los mejores  boxeadores chilenos de todas las épocas – hablo de Vicentini- es una prueba muy clara y elocuente de la calidad pugilística de Humberto Planet. Figuró entre los mejores de su época, y al haber actuado hoy, también habría estado entre los primeros. Pero habría ganado más dinero y no  habría encontrado adversarios de la talla de los años 24 y 25.

 

Ticiano

 

 

Figuras del recuerdo

Tomada de la revista Estadio

31 de julio de 1948.